¿Por qué practicar Yoga Online?

En marzo de 2020 llegó el Covid-19, el confinamiento y nuestra vida dio un vuelco. Ya no podíamos hacer clases presenciales ni vernos «en vivo», teníamos que quedarnos en casa para cuidarnos y cuidar al resto de la comunidad y muchos de nosotros tuvimos que reinventarnos y cambiar nuestra forma de trabajar.

Así llegaron las Clases Online. En principio, y para ayudar a mantener el ánimo como parte de mi Seva personal (el trabajo desinteresado que todo practicante de Kundalini Yoga debe hacer como parte de su día a día), ofrecí mis clases de Kundalini Yoga gratis cada semana, pues me pareció la mejor forma de ayudar a mis alumnos, familia y amigos a llevar lo mejor posible la experiencia de incertidumbre que vino con el confinamiento…

Pero después, poco a poco, me fui dando cuenta de todos los beneficios que aportaba el formato online. La facilidad en la práctica y cómo podía llegar a mucha más gente con esta nueva forma de dar clases.

Siempre he pensado que el Yoga debe ser accesible para todo el mundo, física y económicamente hablando. Pero no siempre ha sido así.. aún recuerdo las primeras clases de yoga a las que asistí, en uno de los primeros centros de yoga que abrieron en Sevilla: yo era estudiante y sólo me pude permitir asistir a un mes de clase, ya que el precio era demasiado elevado para mi precaria economía… Me dio tristeza no poder seguir, y me pareció muy injusto, sinceramente…

Hoy, afortunadamente, las cosas han cambiado. La oferta de yoga es enorme, para todos los gustos y con todo tipo de precios, y es genial que se haya «puesto de moda» y cada día más personas se beneficien de una practica continuada.

El formato online no sólo ha hecho que el yoga sea más democrático y menos clasista (ya no es necesario gastar al menos 100€ al mes para asistir a clases, como me pasó a mí hace años), también nos permite llegar a aquellas ciudades y pueblos que no tienen centros de yoga o profesores que den clases presenciales. Hoy en día, cualquier persona del mundo con acceso a internet puede practicar desde casa, cuándo y cómo quiera.

Y por eso cree mi Escuela Online, para llegar a cualquier persona que lo necesite, con clases en directo y grabadas, porque este tesoro magnífico que es el Kundalini Yoga debe ser compartido con todo el mundo.

Y tú ¿cómo viviste este cambio en la forma de practicar? Te leo en comentarios…