Clases de Kundalini Yoga para los 4 Elementos

Elemento Tierra: la estabilidad

Tierra es el elemento secundario fundamental. Sus cualidades son forma, estabilidad, firmeza, cohesión, mantener, enraizar y hacer. Su expresión fundamental es la estructura, el deseo de pertenecer, de formar parte y sentir seguridad. 

El ámbito de tierra es la espalda, su fuente la base, su medio los músculos, y su clave los huesos. Se cultiva y expresa estableciendo en el cuerpo estabilidad y comodidad. La esencia de la estabilidad estructural, y por lo tanto de la comodidad, es la oposición. Todas las fuerzas, movimientos o acciones deben ser provistas de la resistencia de fuerzas, movimientos o acciones opuestas. 

El contexto de la práctica de yoga es la gravedad tirando del cuerpo hacia la tierra. Su proceso es resistirlo tan efectivamente como sea posible, con el mínimo esfuerzo necesario. Lo cual quiere decir volverse tan estable y relajado como sea posible en acción.

Elemento Agua: la fluidez 

Las cualidades de Agua son movimiento, fluir, conectar, cambiar, adaptabilidad, potencia y sentir. La expresión fundamental de agua es movimiento, y es incorporada en la técnica de entrar y salir, llegar e irse. 

El ámbito de agua es la pelvis, su fuente la bola o base de los dedos del pie, sumedio los huesos, y su clave las articulaciones. Se cultiva y expresa aprendiendo a mover el cuerpo de una forma suave y fluida. Se sustenta por medio de repetición, y se expresa en la sincronicidad entre respiración y movimiento corporal. 

La aplicación sutil de agua es sincronizar el movimiento corporal con la respiración. Esto une cuerpo y mente, invitando a la respiración a soportar el movimiento y al movimiento a generar la respiración.

Establecer agua requiere la utilización de sensibilidad, el indicio de su presencia es su opuesto, potencia. Usar el movimiento para establecer las partes del cuerpo en la relación más segura y cómoda requiere que sintamos claramente lo que estamos haciendo.

Elemento Fuego: La Transformación

Las cualidades del Fuego son transformación, purificación, fuerza, explosividad, intensidad, abundancia e inspiración.

La expresión fundamental de Fuego es transformación, produciendo cambio. El ámbito del fuego es el abdomen, su fuente el punto del ombligo, su medio los nadis, y su clave los músculos. La aplicación superficial de Fuego es general calor por medio de intensidad, lo cual simplemente dispersa calor, y cuando es acompañado de sudoración malgasta minerales del cuerpo, debilitándolo.

La aplicación sutil de Fuego es integrar cuerpo, mente, energía y conciencia. El punto del ombligo como fuente de energía, generación de acción que lleva al cambio, a la transformación interior y exterior.

Elemento Aire: El Ritmo

Las cualidades del Aire son expansión, llenar, ligereza, ritmo, gracia, movilidad y pensar.

La expresión fundamental de aire es expansión, abrir o extensión, y es incorporado en la técnica de pranayama.

El ámbito de aire es el tórax, su fuente o foco la garganta, su medio las articulaciones, y su clave los huesos. El Aire se cultiva y expresa generando espacio en las articulaciones y órganos, particularmente los pulmones, y creando ligereza en acción y movimiento. La aplicación sutil de este elemento es liberar la mente de rigidez por medio de soltar la respiración de toda imposición e intención.

Establecer aire requiere ritmo, el indicio de su presencia es lo opuesto, quietud-silenciosa. Sin ritmo nos bloqueamos en profundos patrones dualísticos de tensión física, mental y espiritual. Sin espacio en las articulaciones nos volvemos rígidos y secos.